“Jamás hubiera predicho que íbamos a tener un año récord”. Son las palabras de Andy Mooney, director ejecutivo de Fender Musical Instruments Corp., el gran fabricante estadounidense de instrumentos musicales. Mientras que otros sectores han visto caer en picado sus ventas por la pandemia de covid-19, los vendedores de guitarras han batido, inesperadamente, todos los récords tras años de constantes caídas.

2020 supuso para esta marca “el año de mayor volumen de ventas en la historia, días récord con crecimiento de dos dígitos, ventas en comercio electrónico y de equipo para principiantes”. Pero no solo para Fender: Gibson o Smith también registraron un alto volumen de demanda debido a la pandemia. De hecho, Gibson, tras declararse en bancarrota, consiguió resurgir tras multiplicarse la venta de guitarras en estos meses.

Pero las buenas cifras no solo se limitan a las grandes marcas. El confinamiento también supuso un impulso para las tiendas de instrumentos musicales. “Nunca pensamos que el coronavirus iba a impactar de esta forma en nuestro negocio. Las ventas en muchas tiendas online se incrementaron un 60% en los meses más duros de la pandemia”, cuentan a Vozpópuli fuentes del sector.

No estaban preparados para el aluvión de ventas que ha habido. Ni Gibson ni la gran mayoría de las marcas”

Pese a que muchas fábricas estuvieron cerradas hasta dos meses por la crisis de la covid-19 y con empleados trabajando en grupos burbuja, los fabricantes consiguieron salir a flote. Actualmente, algunos de ellos disponen de poco stock tras la alta demanda. “No estaban preparados para el aluvión de ventas que ha habido. Ni Gibson ni la gran mayoría de las marcas”, aseguran esas mismas fuentes.

Después de la guitarra eléctrica, la acústica fue el tipo de guitarra más vendida. Además, las de gama media y baja, destinadas a principiantes, han sido las que más éxito han tenido. “No solo ha sido la gente joven quien más ha comprado. También adultos, muchos de ellos mujeres, se han animado ha adquirir una guitarra para aprender a tocar o para mejorar su técnica durante la pandemia”, señalan a preguntas de este diario.

Otros instrumentos

Con la covid-19 no solo ha triunfado este instrumento de seis cuerdas. También se vendieron otros como bajos eléctricos, baterías electrónicas o teclados. De hecho, este último instrumento fue de los que más éxito ha tenido después de la guitarra.

Además, se han vendido muchos complementos como cuerdas, pedales, amplificadores o micrófonos. “La gente también ha aprovechado para poner a punto sus instrumentos”, concluyen.

Roland también tuvo un año récord, con un aumento de las ventas de teclados del 60% en 2021. Sus modelos de piano se han vendido bien durante los últimos 12 meses, destacando el galardonado FP-30 de Roland (US$ 699,99). Roland presentó el modelo de reemplazo del FP-30 en enero, el FP-30X (US$ 749.99), que está recibiendo un número récord de pedidos y se espera que sea uno de los pianos más vendidos de Roland.

“En Roland, siempre hemos creído en el poder de la música y nos ha impresionado la demanda de pianos durante la pandemia, impulsada por tanta gente que buscaba una actividad que fuera divertida y satisfactoria”, dijo Chris Halon, vicepresidente de mercadotecnia de Roland Americas.

Comentarios en Redes