La canción Penny Lane fue compuesta en 1966 principalmente por Paul McCartney y está acreditada a Lennon/McCartney. El título de la canción se refiere a la calle de Liverpool con el mismo nombre, que tanto John como Paul frecuentaban durante su infancia. En la letra de la canción, Paul habla sobre la calle y la gente que ve en ella.

Bajo una impronta similar se escribió Strawberry Fields Forever, compuesta principalmente por John Lennon y también acreditada al dúo Lennon/McCartney. Esta canción se refiere a un hogar infantil del Ejército de Salvación llamado “Strawberry Field”, el cual se ubicaba cerca de la casa de John. Durante su infancia, John frecuentó el jardín del lugar para jugar con sus amigos.

Ambas canciones tenían bastante en común. Para empezar, las dos se grabaron durante las sesiones del disco “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, pero quedaron finalmente fuera del disco. Así mismo, ambas tocan el tema de la nostalgia y se refieren a lugares de la infancia de los compositores. Las canciones se vendieron como un single “con dos lados A” (es decir, ninguna de las canciones era considerada el “lado B” porque ambas eran igual de importantes). Ambas son de las más aclamadas en la historia del grupo, cada una con su propio legado.

Strawberry Fields Forever verdaderamente definió el rock psicodélico, subgénero que prontamente cobraría gran fuerza con bandas como The Doors o Pink Floyd. Su sonoridad fue producto de un gran historial de modificaciones: después de probar una enorme cantidad de versiones de la canción, John concluyó que las mejores eran la toma 7 (la original, brillante) y la toma 26 (intensa, con orquesta), pero al no sentirse satisfecho con ninguna de estas, le encomendó a su productor George Martin la tarea de combinarlas. George le señaló que ambas tomas estaban en tonalidades y tempos diferentes, lo cual hacía imposible combinarlas. Tras la respuesta de John “tú puedes arreglarlo, George”, el productor debió pasar un día junto a un ingeniero en sonido para alterar las pistas. Cabe señalar que, ya que todavía no existía la grabación digital, debieron alterar el tempo y la tonalidad de las pistas cortando las cintas, estirándolas y re-ensamblándolas con maquinarias. La orquesta ingresa en el segundo estribillo, lo cual hace que la voz de John adquiera un tinte todavía más psicodélico y ralentizado. Tras terminar de juntar ambas tomas en quizás la edición más alocada en la historia de la grabación análoga, resultó la extraña versión final de Strawberry Fields Forever, cuya tonalidad final es un poco más grave que Si bemol mayor.

Cabe mencionar que para ambas canciones se hicieron films promocionales, los cuales son, según varios autores, de los primeros ejemplos de lo que más tarde se conocería como videos musicales, estrategia muy utilizada hoy en día para promocionar singles.

Comentarios en Redes