Viento y Asfalto es una producción de música costarricense para guitarra a cargo del músico Oscar Jiménez Fernández. El disco compila sus composiciones y arreglos más recientes, inspiradas en diversos paisajes de Costa Rica, así como nuevas versiones de calypsos limonenses de Walter Ferguson y obras de Max Goldenberg.

Las composiciones de Oscar narran los viajes en bicicleta por este rincón del trópico que llamamos Costa Rica. Mientras que los arreglos para guitarra de este disco son el resultado de una exhaustiva investigación de campo, y trabajo en conjunto con los compositores buscando generar un material que refresque la canción original sin que esta pierda su esencia. Viento y Asfalto es un estudio y un testimonio de nuestra identidad musical, la guitarra es apenas un caleidoscopio los colores vienen desde lo profundo de nuestras montañas.

El evento de lanzamiento se llevará a cabo el Sábado 22 de Junio en el Auditorio del Museo del Jade, San José, Costa Rica a las 4:00 pm.

El disco contiene las siguientes canciones:

  1. Viento y Asfalto Oscar Jiménez 2. Callaloo Walter Ferguson 3. Ángel de Flores Max Goldenberg 4. Nosara Oscar Jiménez 5. Siempre cabe una más Max Goldenberg 6. Urán Oscar Jiménez 7. Tripa e’ jícaro a dúo con Max Goldenberg 8. Cabin in the wata Walter Ferguson Todos los arreglos para guitarra fueron realizados e interpretados por Oscar Jiménez Fernández. Bonus Track 9. Ascenso – Carlos José Castro | del álbum “Como brisa de montaña”

Detrás de las obras…

Viento y Asfalto: Representa la experiencia de andar en bicicleta en una ciudad como San José. Pertenece también a la banda sonora del Documental “Hay un barco en Madrid”.

Callaloo: La versión para guitarra sola de este calypso limonense es un estudio que pretende sintetizar la interacción del quijongo caribeño, el banjo, la percusión y demás elementos del calypso limonense por medio de la gutiarra.

Ángel de Flores: Es un arreglo de una canción de Max Goldenberg, y evoca el vuelo del colibrí que busca en el rocío de las flores un espíritu del cual se ha enamorado.

Nosara: Lleva el mismo nombre de una princesa Chorotega, evoca el ritmo del mar, y ese instante mágico en que vuelven las lluvias para hacer retoñar el paisaje guanacasteco.

Siempre cabe una más: Una broma musical del compositor Max Goldenberg con una melodía a la que siempre “le falta” o “le sobra” una nota. La versión para guitarra sola elabora nuevos contrapuntos a la melodía original.

Urán: El cerro Urán es uno de los guardianes del Chirripó, y esta obra original para charango está inspirada en la ruta Urán – Chirripó – Crestones, uno de los caminos más mágicos de Costa Rica.

Tripa e’ jícaro: Esta es una versión en dúo entre Max Goldenberg y Oscar Jiménez, de una pieza que se acerca al lenguaje del Quijongo guancasteco. Instrumento de arco con una jícara que produce melodías a partir de las percusiones en una cuerda de metal. Para construir el quijongo hay que extraer la pulpa del jícaro y eso es lo que da nombre a este tema.

Cabin in the wata: Una versión que se aleja un poco de los esquemas rítmicos tradicionales del calypso y emplea acordes poco comunes para acompañar este ritmo, sin embargo la melodía permanece intacta y eso despierta otra manera de sentir este género tradicional de nuestro caribe costarricense.

Comentarios en Redes