Hablar de Carlos Sanders, es hablar de uno de los bateristas más influyentes de la escena musical de Costa Rica. Por sus aulas han pasado muchos bateristas que se encuentran activos en la música nacional e inclusive músicos de talla internacional.

Carlos Sanders nació en Guápiles, Limón, desde muy pequeño la música ha sido parte de su vida y su pasión. Con un talento innato empezó a involucrarse en la escuela para participar en desfiles del 15 de setiembre sin pensar que gracias a un par de bolillos viajaría por el mundo y se encontraría con su propósito de vida.

 

Sanders comenta que dentro de sus antepasados se encuentran raíces Jamaiquinas y de ahí viene un poco su pasión por la música y el ritmo.

Mientras fue creciendo en edad también crecía la curiosidad y las ganas de poder tocar la batería y fue así como empezó a tocar con grupos musicales que tocaban en pueblos de Guápiles música bailable y empezó a recibir sus primeros ingresos gracias a sus presentaciones.

Para el baterista la oportunidad de salir de su pueblo para conocer nuevos horizontes y descubrir lo que podría lograr en la música, no se hizo esperar y fue entonces que tomó la decisión de irse para Turrialba y empezó a realizar conciertos y eventos con diferentes grupos en diferente pueblo y a darse a conocer como un músico muy hábil demostrando que estaba lleno de talento.

Una de las cualidades de Sanders es la capacidad de visionar y no quedarse en el conformismo por lo que en sus inicios practicaba hasta 7 horas al día y comenta que su primera batería la compro en 7000 colones. La pasión y disciplina han sido parte fundamental del proceso para convertirse hoy en día en un referente de la música nacional.

Carlos recuerda que en uno de esos conciertos le abrieron a José Luis Rodríguez, ahí se encontraría con la primera persona que lo iba a ilustrar en la formación profesional, Bismark Fernández Vásquez (actual director de percusión de la Orquesta Sinfónica Nacional)

Carlos Ingresó a la UCR a los 18 años y empezó su formación de manera profesional y a desarrollarse con personas que junto a él querían abrir paso a la música nacional. Ha colaborado con muchas agrupaciones nacionales e internacionales y compartido escenarios con muchísimos artistas.

En el año 92  Miriam Jarquín , Carlos Pardo, Alberto Chaves y Carlos Sanders fundaron la primera academia de música moderna, ya que para esa época no existía algo así en el país. Fue cuando Miriam después de realizar estudios en los Ángeles, introdujo el sistema en Costa Rica.

Tec Cartago, Alberto Chaves en la guitarra eléctrica y Luis Sandino en el bajo

La primera vez que tocó de manera internacional lo hizo en Panamá junto a la agrupación Manantial y de ahí en adelante no dejó de representar al país en el extranjero. También fue parte de la conocida agrupación Gaviota con quienes viajo en múltiples ocasiones.

Una de las anécdotas que cuenta el baterista es que cuando estaba en sus inicios tenia en su cuarto un poster de los bateristas de Yamaha y muchos de ellos eran su inspiración y se convirtió en una de sus metas. Al ver su foto hoy en día en ese poster de nivel mundial lo llena de orgullo y para él es un logro y un premio a su esfuerzo.

Sanders ha trabajado con reconocidos bateristas a nivel mundial como John Riley, Akira Jimbo, Billy Cobham y muchos más. Es patrocinado por Yamaha, Paiste y Remo y es el responsable del festival de baterías #1 de Costa Rica, el Drum Fest. Carlos Sanders fue el primer baterista de centroamericana en ser patrocinado por una marca de platillo y fue por Zildjian.

 

 

En la actualidad Sanders dedica mucho de su tiempo a la formación de nuevos músicos en su academia, Sanders Music Academy y a su cuarteto de Jazz altamente reconocido, SWING EN 4 integrado por los músicos nacionales:  Luis Monge, Danilo Castro, Vinicio Meza y Carlos Sanders y con ellos ha participado en festivales de jazz en Panamá, Cuba, Canadá y Argentina, y ha realizado giras en Alemania y Suecia. Cabe destacar que SWING EN 4 fue un proyecto que inicio Sanders junto a la cantante Debi Nova, quien es hoy en día una de las artistas más reconocidas en todo el mundo.

El baterista también formo parte del trió Transfusión integrado por Marco Chinchilla, Luis Alvaro Zamora y Carlos Sanders y grabaron 3 producciones de rock instrumental.

Los planes de Sanders es seguir abriendo brecha para que la música nacional sea de alta calidad y que se pueda generar una vitrina para exportar a todas partes nuestro producto y competir con los más grandes del mundo.

Bastan solamente unos minutos hablando con Carlos y uno se da cuenta de la pasión y las ganas que tiene por ayudar y seguir aportando a la música de Costa Rica y sabemos que cada día cosechará más y más logros por el fruto de su esfuerzo.

Comentarios en Redes